Los dispensadores, ¿Una solución para el hotelero?

 

El sector turístico se ha puesto manos a la obra para eliminar el plástico de un sólo uso. Siguiendo a la industria alimentaria y centros de salud, algunas grandes cadenas hoteleras han implantado en sus habitaciones los llamados dispensadores de jabón. Estos dispensadores crean aparentemente una sensación de abaratamiento de costes por lo tanto aumento de márgenes para el hotelero pero, ¿ésto ocurre realmente?

En primera instancia el uso del dispensador nos da pie a pensar que resulta más económico su adquisición “a granell” en litros que en monodosis unitarias, pero es una falsa ilusión ya que nos hace perder el control unitario costes de cliente, Un visitante podría rellenar su propio bote de gel con nuestro dispensador, otro enjabonarse hasta la saciedad y estas cosas ocurren más de lo habitual. 

Por otro lado, la falta de higiene de estos dispositivos puede causar un gran problema de salud. Un estudio de la Universidad de Arizona ha demostrado que el 25% de los dispensadores rellenables contienen niveles no seguros de contaminación ambiental. Un dato que provoca que los usuarios adquieran de media más de un millón de bacterias debido a su uso.

Los dispensadores de refill permanecen abiertos durante el momento de la recarga, lo que permite el contacto del aire con el jabón. Además, al ser un material acuoso facilita la adherencia de gérmenes, lo que lo convierte en vulnerable y de fácil acceso para las bacterias por la dificultad de su limpieza, motivo por el que el nuevo jabón se contamina en el proceso de rellenado.

Otro inconveniente de este sistema se halla en la bomba del dispensador, ya que siempre suele ser la misma y no se cambia con frecuencia. La facilidad con la que se suele abrir y la ausencia de medidas de seguridad para evitarlo agravan el problema, puesto que se abre otra vía de entrada a través de la manipulación del material. En algunos casos, las infecciones tienen su origen en una incorrecta manipulación de los recambios de jabón en los dispensadores a granel.

Así que, ¿todavía piensas que un dispensador es una buena opción para tu establecimiento?